Publicado el 06.02.2018 00

Algunas pequeñas molestias y sus remedios

Durante el primer trimestre pueden aparecer algunas molestias: aquí tienes las más comunes y algunos consejos sobre cómo afrontarlas.

Durante el primer trimestre de gestación y hasta el cuarto mes aproximadamente, puedes advertir algunas molestias, debidas naturalmente al estado de embarazo. Veamos juntos las más comunes.

 

Cansancio: es normal sentirse cansada y desganada, a causa del exceso de trabajo que tu organismo debe realizar. Pero el cansancio puede ser también una señal de anemia, provocada por la carencia de hierro en la sangre. Qué puedes hacer: aflojar el ritmo, descansar en cuanto sientas la necesidad de hacerlo y consumir alimentos ricos en hierro como carne, verduras de hoja verde y legumbres.

 Pérdidas blancas: a causa de la hinchazón y de la congestión de la zona genital, no es extraño que la futura mamá encuentre pérdidas blancas o transparentes, debidas al desajuste hormonal. Si las pérdidas están acompañadas por picor y enrojecimiento, dolor y quemazón, es necesario consultar con el médico: podría tratarse de una infección debida a un hongo (la Cándida).

 Desmayos: sentirse mareada o a punto de desmayarse durante el primer trimestre es una de las molestias típicas del embarazo. De hecho, debido al esfuerzo que el cuerpo debe realizar, y la mayor irrigación de sangre en la zona pélvica, la presión sanguínea tiende a descender. La molestia empeora si se permanece de pie durante mucho rato o al levantarse de golpe. Un consejo es llevar siempre consigo algo azucarado por si te sientes mareada y tumbarse rápidamente en el suelo si la cabeza da vueltas.

 Estreñimiento: la acción de la progesterona, una hormona típica del embarazo, causa una reducción de los movimientos intestinales y por lo tanto puede aparecer el estreñimiento o estipsis Para obviar el problema intenta beber lo máximo posible, al menos 2 litros de agua al día, consumir fruta y verdura regularmente y practicar una actividad física ligera.