Reserva y Recoge en tienda Selecciona tu tienda preferida

1 Escoge y reserva tus productos online

2 ¡Recógelos y págalos en la tienda que prefieras!

3 ¡Recoge en la tienda que has seleccionado en 2 horas!

0
Total (IVA incl.) 0,00 Total VIP CLUB 0,00

Últimos productos agregados

No hay productos en el carrito.

Últimos productos agregados

No hay productos en el carrito.

Reserva y Recoge
1 ESCOGE UNA TIENDA
2 RESERVA LOS PRODUCTOS
3 RECOGE EN 2 HORAS

    GASTOS DE ENVÍO GRATUITOS EN TODAS TUS COMPRAS (IMPORTE MÍNIMO DE 29€)

    Color y buen humor en el embarazo

    Un color para relajarse, otro para estimular las actividades motoras… La cromoterapia te ayuda a encontrar el más adecuado para ti.

    Color y buen humor en el embarazo

    Un color para relajarse, otro para estimular las actividades motoras… La cromoterapia te ayuda a encontrar el más adecuado para ti.

    La idea de que los colores influyen en el estado de ánimo de quienes los miran tienen orígenes muy antiguos: lo pensaban los egipcios y los griegos, los antiguos indios dedicados a la medicina ayurveda y los chinos. Los colores estimulan la vista y las emociones pero, de acuerdo con la cromoterapia, también tienen efectos sobre las principales funciones vitales como el latido cardíaco, el metabolismo y el sistema inmunitario.

    Por eso, los colores pueden ayudarte en un período de grandes emociones, como es el embarazo. Durante el embarazo se producen muchos cambios y a causa de las hormonas “bailarinas” es fácil sufrir cambios de humor: conocer las respuestas a las estimulaciones producidas por los colores puede ayudarte a controlarlos. Recuerda sin embargo que las reacciones siempre son muy subjetivas.

    Ropa, paredes de las habitaciones, pero también fruta y verdura te hablan y te estimulan en continuación. Aquí tienes una pequeña guía ¡para elegir de qué colores rodearte!

     

    • El rojo estimula la actividad, la reactividad y la concentración. Produce ondas largas en el límite del espectro visual y solicita enérgicamente la psique, es capaz de acelerar el corazón, aumentar la tensión arterial y la frecuencia respiratoria.
    • El amarillo se asocia generalmente con la parte izquierda del cerebro: puede hacer que la percepción sea más clara y facilitar la concentración. Facilita la digestión y ayuda a eliminar las toxinas a través del hígado y del intestino.
    • El azul es un color calmante: ayuda a la contemplación, la serenidad y la calma. La cromoterapia lo considera útil para contrastar los estados inflamatorios pero lo desaconseja a quienes sufren de depresión.
    • El naranja estimula la conversación y el pensamiento, aleja la soledad. Sirve para reequilibrar las energías, devolviendo positividad y buen humor. Parece tener una influencia beneficiosa sobre el tiroides, estimular el ritmo cardíaco y el apetito, optimizar la actividad del páncreas y de los pulmones.
    • El verde es un color relajante y, según los cromoterapeutas, tiene efectos calmantes sobre el corazón y alivia el dolor de cabeza, la fiebre y las neuralgias.
    • El blanco es el reflejo de todos los colores, transmite mucha energía y libera la mente.
    • El negro lo absorbe todo y no revela nada. Hace fascinante a quien lo lleva puesto, pero no facilita la comunicación.

    La idea de que los colores influyen en el estado de ánimo de quienes los miran tienen orígenes muy antiguos: lo pensaban los egipcios y los griegos, los antiguos indios dedicados a la medicina ayurveda y los chinos. Los colores estimulan la vista y las emociones pero, de acuerdo con la cromoterapia, también tienen efectos sobre las principales funciones vitales como el latido cardíaco, el metabolismo y el sistema inmunitario.

    Por eso, los colores pueden ayudarte en un período de grandes emociones, como es el embarazo. Durante el embarazo se producen muchos cambios y a causa de las hormonas “bailarinas” es fácil sufrir cambios de humor: conocer las respuestas a las estimulaciones producidas por los colores puede ayudarte a controlarlos. Recuerda sin embargo que las reacciones siempre son muy subjetivas.

    Ropa, paredes de las habitaciones, pero también fruta y verdura te hablan y te estimulan en continuación. Aquí tienes una pequeña guía ¡para elegir de qué colores rodearte!