Publicado el 19.02.2017 00

Como seguir conquistándolo en la cocina…

¡Conquístalo por el estómago, como si fuera la primera vez!

La espera de un bebé trae consigo inevitables cambios en las dinámicas de la pareja y se comienzan a hacer pruebas generales con “pensamientos de tres”… En estos meses aparecen ansiedades y temores con respecto al futuro y a la propia capacidad de ser padres. Conservar una esfera de intimidad y de complicidad es muy importante: intentar seducir de nuevo al compañero y jugar con él es una buena forma para reforzar el vínculo de pareja y enfrentarse con mayor serenidad a los cambios que están por llegar.

La cocina se presenta de nuevo como una ¡óptima aliada!

Preparar una “cena” diferente, quizá a la luz de las velas, es un juego divertido para volver a encontrar la complicidad.

Para seguir conquistándolo en la cocina piensa en sus gustos, en lo que prefiere comer y que quizá no come con demasiada frecuencia y lánzate a preparar un suculento manjar.

Pero también puedes sorprenderlo con una cena pensada teniendo en cuenta tus exigencias nutricionales: nada demasiado elaborado, solo sano y auténtico, que presentado con maestría ¡seguro que surtirá efecto! El tiempo y el amor que pongas para prepararlo conquistarán sus papilas gustativas y aparecerás ante sus ojos como ¡la reina de la cocina!

El secreto está en el juego, en la fantasía que se pone preparándolo todo, y la cocina tiene la gran cualidad de dar amplio espacio a tu creatividad e inventiva.

Cuando termines no te olvides de quitarte el mandil y ¡ponerte un bonito vestido premamá!