Publicado el 05.02.2017 00

Lactancia: empezar bien…

Desde el embarazo hasta los primeros días de la lactancia, ¡los consejos son siempre útiles!

En estos meses de buena esperanza tu cuerpo cambia, tu bebé crece en tu vientre y ¡el pecho aumenta de talla en talla! Por eso es importante que cuides esta parte del cuerpo desde que descubres que estás embarazada, con cremas y sujetadores, ejercicios… para prepararlo a la lactancia, pero también para dedicarte ¡un momento de mimos para ti sola!

Durante los días sucesivos al parto, después de haber enganchado a tu pequeño, tu pecho estará más hinchado y tenso, porque se está preparando a la subida láctea. Si no llega inmediatamente no te preocupes: cada cuerpo, cada madre, necesita un tiempo diferente para prepararse a ¡satisfacer el hambre de su bebé! Ya sea un día o una semana, el comienzo de la lactancia siempre es una fase delicada, en la que tú y tu pequeño debéis encontrar un equilibrio solo vuestro. Por eso es importante que vivas este momento con alegría y serenidad. Si tienes dudas no vaciles en preguntar a las comadronas que te hayan seguido o a alguna amiga que ya haya pasado por este momento, o ¿por qué no? , incluso a tu madre: seguro que podrán darte óptimos consejos para este momento ¡tan emocionante como importante!

Y si no sabes elegir entre lactancia a demanda o con horarios fijos puedes pedir consejo a quienes lo han probado, así podrás encontrar la solución que consideres ¡mejor para vuestras exigencias!

Después, la naturaleza seguirá su curso: déjate guiar por tu pequeño para encontrar la posición que prefiráis y los horarios más adecuados para las tomas. El resto, con paciencia, llegará por sí solo…