0
Total (IVA incl.) 0,00 Total VIP CLUB 0,00

Últimos productos agregados

No hay productos en el carrito.

Últimos productos agregados

No hay productos en el carrito.

Reserva y Recoge
1 ESCOGE UNA TIENDA
2 RESERVA LOS PRODUCTOS
3 RECOGE EN 2 HORAS

¡ENVÍO GRATUITO!
Para pedidos superiores a 60€ y para miembros del VIP Club

CONSULTA NUESTROS SERVICIOS AQUÍ | BUSCA TU TIENDA MÁS CERCANA AQUÍ

Remedios contra las náuseas

El jengibre, un aliado contra las náuseas.

Remedios contra las náuseas

El jengibre, un aliado contra las náuseas.

Si las náuseas durante el embarazo no te abandonan, o si sufres de problemas ligados a la digestión, un gran aliado contra este tipo de problemas es la raíz de jengibre.
El jengibre fresco se encuentra en comercio en forma de raíces en cualquier frutería o supermercado, o en polvo o confitado y, en algunas tiendas chinas o japonesas, también en salmuera.
Sería mejor usar la especia fresca (es una característica del jengibre perder su aroma agrio durante el proceso de triturado y con el pasar del tiempo) y conservarlo en contenedores al vacio en un lugar fresco, oscuro y seco. La raíz hay que pelarla, pero es mejor pelar solo la parte que consumirás en ese momento para evitar que se seque. Para combatir las náuseas bastan 1-2 gr de raíz fresca al día o de polvo de jengibre.

Puedes tomarlo de varias maneras. Si lo prefieres puedes degustarlo como una infusión que puedes beber caliente o fría: prepara la infusión usando dos cucharaditas de raíces pulverizadas o ralladas por cada taza de agua hirviendo y dejándola reposar durante 10 minutos. O puedes beber el ginger-ale, o también puedes batirlo con manzanas… el jengibre se acompaña con varios platos: diviértete a inventar y descubrir todas las recetas que contengan esta raíz con tantas propiedades beneficiosas, del risotto al pollo, del pescado a la carne.
Si por el contrario no consigues apreciar el sabor agrio y exótico de esta raíz, existen píldoras  de jengibre, pastillas muy prácticas que contienen el polvo y te permitirán tomarlo sin tener que sufrir el sabor.

Como todas las cosas sin embargo es conveniente utilizarla con moderación, tu médico sabrá seguramente aconsejarte la dosis más correcta para ti.