Publicado el 05.02.2017 00

Un cuento para las buenas noches

El sonido de tu voz que cuenta un cuento es para tu pequeño dulce como una canción de cuna

Durante la jornada, tú, el papá y tu hijo estáis siempre en movimiento, rodeados por fascinantes sonidos, colores, movimientos.

Al llegar la noche, terminada la cena, es el momento de dejarlo todo a un lado y dedicarse a un perfecto momento de tranquilidad y relajación.

Luces fuertes y sonidos quedan fuera del dormitorio de tu pequeño y la calma de la noche se transforma en una agradable compañera.

Para completar la atmósfera ideal para que tu hijo se adormente, un toque de magia: leer un cuento en voz alta.

Cuando sea pequeño, elige tú la historia, simple y no demasiado larga, pero cuando crezca un poco déjale el placer de elegir un libro o el cuento que prefiera, aunque sea siempre el mismo.

Sentada junto a él, lee de manera clara, no demasiado lentamente y variando el tono de voz dependiendo de lo que leas: será divertido también para ti y él participará mucho más en la lectura.

 

La lectura en voz alta, en su aparente simplicidad, tiene muchos efectos para tu hijo:

  • te siente más cercana, porque le estás dedicando tiempo a él
  • aumenta su bagaje de palabras que aprender
  • aprende a escuchar la correcta pronunciación de las palabras
  • lo acerca al mundo de la lectura
  • aumenta su autoestima y su interés

Pero sobre todo… El dulce sonido de tu voz, el primer sonido que siente desde que está en tu vientre, resuena como una especial canción de cuna, capaz de relajar a tu hijo, liberar su mente de todo lo que ha hecho durante el día, para afrontar mejor un buen descanso por la noche.