Publicado el 19.02.2017 00

¡Un embarazo atlético!

¿Qué deportes? ¿Cómo? ¿Dónde? No te dejes frenar por todas estas preguntas naturales

Si estás acostumbrada a practicar una actividad deportiva, pero también y quizá sobre todo, si nunca has tomado este aspecto demasiado en consideración, ¡ahora es el momento para seguir practicándolo o para comenzar uno! Esperar un hijo no impide poder practicar un deporte, es más, una moderada actividad motriz es verdaderamente mano de santo para mantenerte en forma y llegar preparada al parto. Durante el embarazo tu cuerpo cambia de manera increíble y algunos deportes en particular son de gran ayuda para atenuar y prevenir ciertos malestares, sin olvidar los beneficios a nivel psicológico.

La natación y el acquagym son los deportes más indicados durante el embarazo porque al practicarse en el agua anulan el cansancio provocado por el aumento de la masa corporal: el agua te sostiene y te masajea aportando grandes beneficios a la circulación y al bebé.

Pero si no te gusta ir a la piscina porque es demasiado complicado debido al cambio y al frío, no renuncies a cuidar tu cuerpo y tu espíritu: también se pueden hacer diversos ejercicios para tonificar los músculos en el gimnasio o mejor aún, al aire libre.

Pilates y yoga, por ejemplo, son dos excepcionales disciplinas que se pueden practicar durante los nueve meses de embarazo. El pilates en especial, se concentra en los abdominales, en los músculos del pavimento pélvico y en la zona lumbar, por lo que es óptimo para prepararse al parto. También existen cursos específicos para embarazadas durante los cuales aprenderás a tener un mayor control de la postura, a respirar de manera más consciente y a disolver algunas tensiones musculares.

También un buen paseo al aire libre es una excelente actividad física porque activa todos los músculos y si esplende el sol alegra el estado de ánimo, reequilibrando físico y mente. En este caso busca un recorrido con poco tráfico: ¡lo mejor sería organizar una pequeña excursión al campo!

Recuerda en cualquier caso consultar con el médico antes de emprender cualquier tipo de actividad deportiva: es necesario asegurarse de que no exista ninguna contraindicación. Pero una vez que obtengas el visto bueno de tu médico, no dudes en comenzar: ¡será beneficioso para ti y para tu bebé!