Publicado el 13.02.2017 00

Una dieta depurativa para el equilibrio psicofísico

Solo cuidándote y respetando algunos pequeños consejos alimentarios podrás crear las condiciones favorables para mantener un estado óptimo de salud.

Las habitudes alimentarias son difíciles de cambiar y el embarazo no es precisamente el mejor momento para cambiar la dieta, pero una sana alimentación es indispensable para establecer un buen equilibrio psicofísico.

Si por la mañana el despertar es lento, la cabeza pesa, la boca tiene un sabor amargo, la lengua está empastada y te sientes cansada e irritable, este es el momento ideal para iniciar una dieta depurativa. Puede ayudarte, gracias a algunos pequeños trucos, a eliminar las toxinas acumuladas por el organismo y a interrumpir el círculo vicioso que se crea cuando el organismo se sobrecarga, a causa de una alimentación incorrecta, del estrés o de la contaminación medio ambiental.

Pueden ser adecuados los alimentos de la tradición mediterránea, mejor aún si provienen de cultivo biológico, con prevalencia de alimentos de origen vegetal, como los cereales integrales, las legumbres, las verduras, la fruta (en grandes cantidades) y el aceite de oliva virgen extra prensado en frío.

Estos alimentos deben ser cocinados lo más simplemente posible: las mejores cocciones son al vapor o a la plancha.

Los condimentos sería mejor reducirlos, evitando siempre que sea posible exagerar con la sal. En alternativa, para dar sabor a las comidas, lánzate a descubrir el mundo de las hierbas aromáticas, mejor si son frescas. Vía libre a la salvia, romero, tomillo, mejorana, orégano, perejil, pimentón, jengibre (útil también para las náuseas típicas de los primeros meses) y al ajo y la cebolla.

Fundamental para depurar el organismo es beber mucha agua, al menos dos litros al día.

Si estás acostumbrada a comprar el agua en botella, elige una con bajo contenido de sodio y con poco residuo fijo (controla el cuadro con las propiedades organolépticas). Las aguas “ligeras” son las más parecidas al líquido presente en el interior de nuestras células: favorecen por lo tanto el recambio intracelular, y contribuyen a la eliminación del exceso de líquidos.

Además del agua, recuerda que te puedes ayudar bebiendo té verde y zumo de aloe. También en este caso las hierbas vienen en tu ayuda: infusiones de hinojo, diente de león, fresno y reina de los prados pueden ser muy útiles para ayudarte a depurar el organismo