Publicado el 06.02.2017 00

¡Y hoy… Pizza!

El plato italiano más famoso en el mundo no puede sino conquistar también a los más pequeños.

Facilísima de preparar la pizza es un óptimo plato único, completo y perfecto para las veladas de fiesta: ¡pone de acuerdo absolutamente a todos! Nutritiva, golosa y apetitosa acompaña dese siempre el crecimiento de nuestros niños y también de quienes ya no lo son. Preparándola en casa puedes controlar que todos los ingredientes sean auténticos al 100 %, puedes guarnecerla como prefieras y como más le guste a tu hijo y sobre todo, puedes dejarle que te ayude a poner la mozzarella, l

a albahaca o el resto de ingredientes que elijáis.

¿Un consejo? ¡Que no falte nunca una buena cantidad de pizza durante una fiestecita con pequeños huéspedes!

Y ahora, rodillo en mano y veamos cómo se prepara…

Ingredientes (para 4 personas)

1 kg di harina, 1 cubito de levadura de cerveza (25 gr), 6 dl de agua, 6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

sal (hasta 20 gr), 2 cucharaditas de azúcar, 7 dl aproximadamente de tomate triturado denso, 500 gr aproximadamente de mozzarella (mejor si es de búfala), albahaca, aceite y sal c.b.

Cómo se hace

Dispón la harina en forma de fuente sobre una tabla (o en un cuenco grande) y forma un agujero en el centro.

Vierte en un cuenco de cristal un vaso de agua templada y desarma dentro el cubito de levadura y el azúcar. Mezcla bien hasta que se disuelva todo bien y vierte el compuesto obtenido en el centro de la harina. A parte, desarma 20 gr de sal en otro vaso de agua templada, añade el aceite y añade a la harina. Reserva un poco de harina y el agua templada que quede: añádelos a la masa poco a poco hasta que alcance la consistencia deseada, que debe ser suave y elástica (de hecho, dependiendo de la harina que se use, podrías necesitar más o menos agua).

Sigue amasando hasta obtener una masa lisa y suave pero consistente. Forma una pelota y guárdala en un cuenco amplio con harina espolvoreada en el fondo. Cubre el cuenco con un paño limpio y ponla en un lugar templado y alejado de corrientes de aire, como por ejemplo en el horno apagado. Espera hasta que la masa doble su volumen (será necesaria 1 hora más o menos o 1 hora y 1/2). En otro cuenco pon el tomate triturado y condiméntalo con 4 cucharadas de aceite y sal.

Extiende la masa hasta que alcance las dimensiones de la bandeja o divídela en 4 partes y haz 4 pizzas redondas. No olvides untar ligeramente la bandeja con mantequilla o aceite antes de colocar en ella la masa. Esparce generosamente con el tomate triturado, un poco de aceite y la mozzarella cortada en trozos irregulares o en rodajas. Mete en el horno caliente durante unos veinte minutos a 250°.

Saca la pizza del horno, añade las hojas de albahaca y sírvela inmediatamente.

Algunos consejos

Recuerda escurrir bien la mozzarella cuando la cortes porque con el calor tiende a soltar mucha agua y ¡podría aguar la pizza!