Publicado el 06.02.2018 00

¿Alcohol durante el embarazo? No, gracias.

¿Se puede tomar una copa de vino en la mesa o es mejor renunciar completamente cuando se espera un bebé?

Cuando estás planeando tener un bebé o, en cualquier caso en cuanto descubres que estás embarazada, no deberías beber nada de alcohol.

Los estudios llevados a cabo son muchos, pero aún hoy no se sabe cuál es la dosis efectivamente “tolerada” por el feto en la barriga e, incluso una pequeña cantidad de alcohol podría hacerle daño. Por eso, es mejor renunciar completamente, por prudencia y como gesto de amor hacia tu pequeño en tu vientre, a la copa de vino en las comidas o al aperitivo alcohólico con los amigos y dejar todos los brindis para después del nacimiento de tu pequeño.

Está demostrado que el alcohol puede atravesar la placenta y llegar al feto en la misma graduación asumida por la madre, con el riesgo consiguiente de provocar diversos problemas: desde malformaciones, hasta el síndrome feto alcohólico, o incluso el aborto. Los períodos de mayor riesgo para él son el primer trimestre y el último: estas son las fases más delicadas del embarazo, durante las cuales el consumo de alcohol puede provocar los mayores daños.

También la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda no tomar ninguna bebida alcohólica durante todo el embarazo, sin excepciones.