Publicado el 06.02.2017 00

¿La niñera? Perfecta si te inspira mucha confianza

Es el momento de volver al trabajo. Una niñera elegida sabrá darte toda la serenidad que necesitas al separarte de tu pequeño.

Los primeros meses de tu pequeño han pasado de prisa y ahora ha llegado el momento de volver al trabajo.

Mil pensamientos invaden tu cabeza y nunca es fácil separarse de tu hijo. Pero si la situación lo exige, lo mejor que puedes hacer es asegurarte de dejarlo en buenas manos.

Las alternativas posibles son varias: la guardería, las guarderías en familia, los abuelos…

Si estas soluciones no están disponibles por diversas razones, una buena niñera sabrá seguramente darle a tu pequeño todas las atenciones que se merece.

Elegirla no es una tarea fácil, con consecuencias no solo prácticas sino también y sobre todo emocionales.

Para comenzar la búsqueda, aquí tienes algunos consejos:

  • Pregunta a parientes y amigos si conocen a alguien de confianza: saber que es una persona conocida de tus conocidos es tranquilizador
  • Busca en agencias o páginas especializadas, si no tienes ninguno a quien dirigirte: en ellas encontrarás nombres de personas de tu zona con algunas indicaciones de su currículo.
  • Concierta una cita para una entrevista. Comprueba sus referencias y su experiencia. Durante la entrevista haz que tu pequeño esté presente, así podrás observar desde el principio cómo se relaciona con él y si entre los dos hay empatía y complicidad. Este es uno de los aspectos más importantes: la relación entre los dos es el elemento fundamental, porque si tu hijo acepta la nueva figura, si entra en relación con ella, es ya un fantástico inicio.
  • Si te tranquiliza invita a la tata a que juegue contigo y con él; poco a poco sepárate e intenta dejarlos solos. Observa cómo se relaciona tu hijo.

La separación entre tú y el pequeño es un momento delicado no solo para ti sino también para él: deja tiempo a tu hijo para que se acostumbre a ella y para que se separe de ti, y a la niñera para que te conozca a ti, vuestras costumbres y a tu hijo.

Tu instinto materno guiará tu elección y en la familia habrá sitio para una persona más.