Buscar producto...

Publicado el 05.03.2018 00

Los niños escorpión

Intuitivo, seguro y determinado: ¡tu bebé es del signo del escorpión!

Signo de agua, gobernado por los planetas Plutón, Marte y Uranio, que caracteriza a los pequeños nacidos entre el 23 de octubre y el 21 de noviembre, el Escorpión mostrará desde pequeño su gran carácter.

Es desde el principio muy intuitivo, tu bebé dará muestras de ser inteligente de verdad y… ¡un listillo!

Los pequeños “escorpioncitos” son despiertos, capaces de entender todo aquello que los rodea con una marcada perspicacia, y de adaptarse a todas las situaciones; esto hace que alcancen siempre sus objetivos, con tenacidad, decisión y energía.

Si tienes un bebé escorpión deberás acostumbrarte a sus continuos “¿por qué?” y encontrar las respuestas adecuadas para este pequeño indagador, atento y curioso: el bebé Escorpión tiene una necesidad constante de entender el motivo de la regla que debe cumplir, y sobre todo, hay que acompañarlo en su tenacidad y en su deseo de hacer cosas. Muy orgulloso y obstinado, te dará qué hacer porque tiende a rechazar por regla general las imposiciones, especialmente si no las comprende; por eso para educarlo será suficiente que lo respetes y que instaures con él un diálogo abierto.

Un pequeño genio, pero ¡que también desea tu amor! Celoso y posesivo por naturaleza, necesita un afecto exclusivo, debe sentirse aprobado y tranquilizado incluso cuando no lo pide y solo una relación afectuosa y comprensiva puede ayudarle a crecer de la mejor manera posible.

Sobre todo, ten la precaución de no mentirle, lo comprendería enseguida, y no infravalores su inteligencia y su capacidad de comprensión.

El rechazo de las medias tintas, la intensa vitalidad y el continuo deseo de descubrir hacen que para él sea perfecta una vida al aire abierto y quizá relacionada con el deporte, que refuerza sus vínculos con los coetáneos. La vida social es muy importante para él, pero también necesita su espacio y sus momentos de soledad, porque le gusta descubrir por él mismo el mundo que lo rodea.

Así que será importante que lo respetes, lo apoyes y lo ayudes a entender mejor lo que ocurre, pero también que estés cerca de él y que le des ese amor ¡que él querrá guardarse todo para él!

Signo de agua, gobernado por los planetas Plutón, Marte y Uranio, que caracteriza a los pequeños nacidos entre el 23 de octubre y el 21 de noviembre, el Escorpión mostrará desde pequeño su gran carácter.

Es desde el principio muy intuitivo, tu bebé dará muestras de ser inteligente de verdad y… ¡un listillo!

Los pequeños “escorpioncitos” son despiertos, capaces de entender todo aquello que los rodea con una marcada perspicacia, y de adaptarse a todas las situaciones; esto hace que alcancen siempre sus objetivos, con tenacidad, decisión y energía.

Si tienes un bebé escorpión deberás acostumbrarte a sus continuos “¿por qué?” y encontrar las respuestas adecuadas para este pequeño indagador, atento y curioso: el bebé Escorpión tiene una necesidad constante de entender el motivo de la regla que debe cumplir, y sobre todo, hay que acompañarlo en su tenacidad y en su deseo de hacer cosas. Muy orgulloso y obstinado, te dará qué hacer porque tiende a rechazar por regla general las imposiciones, especialmente si no las comprende; por eso para educarlo será suficiente que lo respetes y que instaures con él un diálogo abierto.

Un pequeño genio, pero ¡que también desea tu amor! Celoso y posesivo por naturaleza, necesita un afecto exclusivo, debe sentirse aprobado y tranquilizado incluso cuando no lo pide y solo una relación afectuosa y comprensiva puede ayudarle a crecer de la mejor manera posible.

Sobre todo, ten la precaución de no mentirle, lo comprendería enseguida, y no infravalores su inteligencia y su capacidad de comprensión.

El rechazo de las medias tintas, la intensa vitalidad y el continuo deseo de descubrir hacen que para él sea perfecta una vida al aire abierto y quizá relacionada con el deporte, que refuerza sus vínculos con los coetáneos. La vida social es muy importante para él, pero también necesita su espacio y sus momentos de soledad, porque le gusta descubrir por él mismo el mundo que lo rodea.

Así que será importante que lo respetes, lo apoyes y lo ayudes a entender mejor lo que ocurre, pero también que estés cerca de él y que le des ese amor ¡que él querrá guardarse todo para él!