0
Total (IVA incl.) 0,00 Total VIP CLUB 0,00

Últimos productos agregados

No hay productos en el carrito.

Últimos productos agregados

No hay productos en el carrito.

Reserva y Recoge
1 ESCOGE UNA TIENDA
2 RESERVA LOS PRODUCTOS
3 RECOGE EN 2 HORAS

¡ENVÍO GRATUITO!
Para pedidos superiores a 60€ y para miembros del VIP Club

CONSULTA NUESTROS SERVICIOS AQUÍ | BUSCA TU TIENDA MÁS CERCANA AQUÍ

Los zapatitos más adecuados para los primeros pasos de tu hijo

Cómo elegir el calzado más adecuado para acompañar al pequeño durante sus primeros paseos.

Los zapatitos más adecuados para los primeros pasos de tu hijo

Cómo elegir el calzado más adecuado para acompañar al pequeño durante sus primeros paseos.

Cuando aún no han aprendido a dar sus primeros pasos, los graciosos zapatitos que se ponen a veces a los más pequeños protegen los piececitos del aire y de eventuales golpes pero generalmente tienen una función estética, ya que no saben aún ponerse en posición erguida apoyándose en las plantas de sus piececitos.

A partir de los ocho meses aproximadamente, tu pequeño comienza a gatear. Se trata de un momento importante porque el pequeño inicia a realizar movimientos útiles para su desarrollo muscular y óseo, y desde esta posición intentará ponerse de pie solo, ayudándose de un apoyo (¡sillas y sofás serán fantásticos puntos de apoyo para él!). Cuando gatea, arrastra los pies por el suelo, por lo que es necesario ponerle zapatos suaves, pero con la punta reforzada y redondeada, para facilitar el “deslizamiento” de la parte delantera del piececito sobre el suelo. La suela debe ser suave y elástica, para ayudar al pequeño a encontrar el correcto equilibrio cuanto intente conquistar la posición erguida.

Alrededor del año tu hijo está preparado para ponerse de pie y dar sus primeros pasos. Ahora es muy importante hacer la elección correcta para sus piececitos: sus zapatitos deben ser suaves y flexibles, para permitir que el pie se flexione y se tuerza siguiendo las asperidades del terreno, con la suela delgada, para permitirle que “sienta” el terreno con sus irregularidades, y no demasiado rígidos en el tobillo, para sostenerlo pero para evitar el mismo tiempo que se bloqueen los movimientos del pie.